martes, 25 de agosto de 2015

Frases de Requiem

P.21
La perfección es una promesa y la garantía de que no nos equivocamos.
P.191-192
No podían saber que esto era una mentira, que nunca elegimos de verdad, no del todo. Siempre nos presionan y nos aprietan para que vayamos por un camino o por otro. No nos queda más remedio que dar un paso adelante y luego dar otro paso más y luego otro, y de repente nos encontramos en un camino que no hemos elegido en absoluto.
Pero quizá la felicidad no se encuentra en elegir. Quizá está en la ficción, en fingir que el lugar donde acabamos era donde queríamos estar desde el principio.
P.250
No hay mejor momento que el presente.
P.283
-¿Y ahora qué?-pregunto-. ¿Te vas a volver a ir?
-Iré a donde me necesite la Resistencia-dice.
Aparto la vista.
-Así que sí te vas a ir-digo sintiendo que un peso sordo se instala en mi estómago. Claro. Eso es lo que la gente hace en un mundo desorganizado, en un mundo de libertad donde se puede elegir. Se van cuando quieren. Desaparecen, regresan, se vuelven a ir. Y tú te quedas sola, a recoger los fragmentos.
P.304
-Hay algunas pérdidas que nunca se superan.
P.328
-Oye, Coral-respiro hondo. Dilo, solo dilo-. Siento mucho que Álex se fuera. Sé... sé que debe haber sido muy duro para ti.
(...)
-No importa-dice por fin volviendo a mirar la lumbre-. De todas formas, él seguía enamorado de ti.
(Oh dios mío, aquí me morí de amor de una manera impresionante >.<)
P.393
-¿Es cierto?-le pregunto.
-¿Qué es cierto?
Sus ojos son del color de la miel. Esos son los ojos que recuerdo de mis sueños.
-Que aún me quieres-digo sin aliento-. tengo que saberlo.
Álex asiente con la cabeza. Alarga la mano y me toca la cara, apenas rozándome el pómulo y apartando un poco el pelo.
-Es cierto
-Pero... He cambiado-digo-. Y tú has cambiado.
-Eso también es cierto-dice suavemente. Miro la cicatriz de su cara, que se extiende desde el ojo izquierdo asta la mandíbula, y algo se me encoge en el pecho.
-¿Y ahora qué?-le pregunto. La luz es demasiado intensa, parece como si el día se estuviera fundiendo con el sueño.
-¿Tú me quieres?-pregunta Álex. Y yo podría llorar, podría apretar la cara contra su peco y aspirar su olor, y fingir que nada a cambiado, que todo va a ser perfecto, entero, sin fisuras.
Pero no puedo, sé que no puedo.
-Nunca he dejado de quererte-aparto la vista. Miro a Grace y a la hierba alta cubierta de heridos y muertos. Pienso en Julián, en sus ojos azules, en su paciencia y su bondad. Pienso en toda la lucha que hemos llevado adelante y en toda la que aún nos queda. Respiro hondo-. Pero es más complicado.
Álex me coloca las manos en los hombros.
-Ya no voy a volver a huir nunca-dice.
-No quiero que lo hagas-digo yo.
P.396-397
Derribad los muros.

Aquí termina esta maravillosa saga, leí hace poco que había sacado las historias de Hana, la madre de Lena (creo) y la de Álex, pero fui a preguntar a la biblioteca (la saga la saqué de ahí) y no me encontraron nada, entonces tendré que buscar, pero creo que el libro ha terminado bien para mi gusto, quizás sin necesidad de saber historias más que la de Álex mientras estaba en las Criptas. Espero que me dejéis vuestra opinión en cualquier post.

4 comentarios:

  1. ¡Hola Ana! :D

    Tengo muchísimas ganas de leer esta trilogía, pero nunca acabo de decidirme jaja

    Un besi ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te la recomiendo muchísimo, no te los puedo dejar porque los cogí en la biblio, me encantó, créeme, es amor ♥

      Eliminar
  2. No he leídos esta trilogia pero me llama la atención. Las frases son geniales algunas.
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, la verdad es que con este libro ha habido momentos en los que literalmente me he derretido, además para mi gusto me ha gustado bastante, y como digo en la review (con algún spoiler por desgracia) lo recomendaría a gente que le gusten Los juegos del Hambre, la saga Traición (Scott Westerfield) o la saga Divergente.

      Eliminar